Carillas dentales

La colocación de carillas dentales es actualmente uno de los tratamientos odontológicos de estética dental más solicitados en las clínicas.

Se trata de un éxito ya que con ellas se obtiene una sonrisa blanca y perfectamente construida de forma no invasiva e indolora.

De hecho, son un recurso utilizado por muchas personas famosas para lucir unos dientes perfectos a la vez que los protegen de agresiones y ácidos. Si estás buscando una clínica en el que someterte al tratamiento de carillas dentales en Ciudad Real, te proporcionamos la información necesaria sobre el tratamiento para que acudas a nuestra consulta con algunas dudas resueltas de antemano.

¿Qué son las carillas dentales?, ¿Para qué sirven?

Carillas dentales

Las carillas dentales son unas láminas de porcelana o composite fabricadas a medida para los dientes del paciente, las cuales se pegan con cemento de resina a la parte frontal de las piezas dentales que son visibles al sonreír.

De esta forma, se tapan algunos defectos de color y forma de los dientes y holgura en los espacios interdentales, consiguiendo una sonrisa estéticamente perfecta, natural y duradera con una técnica no invasiva.

Tipos de carillas y sus diferencias

Según el material utilizado, las carillas dentales pueden ser principalmente de dos tipos:

Carillas de composite

Se colocan sobre los dientes directamente utilizando resina estética, un material bastante parecido al usado para realizar los empastes dentales. En solo una sesión pueden colocarse, por lo que una de sus ventajas es la rapidez y facilidad con la que se lleva a cabo el procedimiento. Además, son las carillas más respetuosas con la estructura dental, ya que no es necesario tallar el diente antes de colocarlas, y son más económicas y fáciles de reparar.

Las carillas de composite son las más apropiadas para corregir problemas leves, aunque al ser más económicas, también son de menor calidad que las carillas de cerámica. Pueden sufrir fracturas, pérdidas de color y disminución del brillo en poco tiempo, por lo que para mantenerlas en buen estado hay que acudir con regularidad al dentista. En general, suelen durar entre 5 y 10 años en buen estado.

Carillas de cerámica

Se realizan en un laboratorio dental e implican que el paciente visite al dentista en varias ocasiones. Se aplican sobre el diente previamente tallado y están recomendadas sobre todo para aquellos casos graves de fracturas, astillado, decoloración, mala colocación de piezas dentales, desigualdad entre dientes, falta de espacio y diastema.

A pesar de que son más difíciles de reparar y más caras que las de composite, los resultados de las carillas de cerámica son mucho más espectaculares tanto en cuanto a estética como en cuanto a duración. Concretamente, la duración de este tipo de carillas depende del propio paciente y de sus hábitos, pero en general ronda entre los 15 y los 20 años.

¿Qué son los lumineers?

Lumineers

Las carillas Lumineers son las únicas ultradelgadas y tan traslúcidas que permiten que el aspecto natural del esmalte se transparente. Las carillas tradicionales son mucho más gruesas, teniendo en cuenta que estas tienen 0,2 milímetros de grosor, y requieren por ello el tallado de la estructura del diente.

En cambio, la colocación de carillas Lumineers consiguen ajustarse perfectamente al diente sin afectar a su estructura original.

El procedimiento no causa molestias ni durante su realización ni después, y tampoco provoca sensibilidad dental. Proporcionan resultados inmediatos con una duración de hasta 20 años.

Ventajas de usar carillas

Carillas

  • Se solucionan aquellos casos de dientes rotos o estropeados por accidentes, golpes o por el paso del tiempo.También se corrigen los espacios interdentales, la forma del propio diente en caso de que sea demasiado corto o esté desalineado con relación a los demás, y el tamaño en caso de que sea un diente muy pequeño. De esta forma, proporciona una sonrisa homogénea.
  • No son permanentes, es un tratamiento que puede mantenerse durante el tiempo estipulado y luego renovarse, sin que el diente haya sufrido daños.
  • Pueden colocarse a cualquier edad, siempre que se tenga dientes permanentes, sin sufrir daños en la estructura del diente.
  • Actúan como un escudo protector frente a ácidos, tinciones y otras agresiones externas.
  • Son extremadamente cómodas a la hora de hablar o comer, ya que se integran perfectamente a la boca y al esmalte dental, haciendo que nadie note que se llevan puestas.
  • La superficie de las carillas está perfectamente pulida, lo que dificulta el depósito de placa en el área.

Últimos artículos en Carillas dentales

Últimos artículos

BLOG

Últimos artículos Carillas dentales



PIDE CITA
PIDE CITA