Todo sobre la regeneración ósea y su gran importancia en implantes dentales

En contables ocasiones la regeneración ósea es totalmente imprescindible antes del tratamiento con implantes dentales. Gracias al experto en implantología oral, el Doctor Emilio Viso, estarás en las mejores manos. Él te aconsejará y realizará un estudio previo de tu situación para adaptar el tratamiento y realizarlo así con total éxito.

En dicho estudio previo del caso, se tienen en cuenta múltiples factores, pero a menudo se hace hincapié en la importancia especial de la masa ósea.

El tejido óseo que poseemos en los maxilares será donde se asienten los implantes dentales y por tanto es vital que dispongamos de una superficie sana y robusta sobre la que el implante pueda asentarse. Si por cualquier complicación las condiciones del hueso no fueran las ideales para colocar el implante, no debemos preocuparnos: aquí es donde entran en juego las técnicas de regeneración ósea, que vamos a explicar hoy en profundidad.

¿Qué es la regeneración ósea en implantología dental?

La regeneración ósea es un término que comprende varias técnicas distintas. Todas ellas tienen el objetivo de mejorar las condiciones en las que se encuentra el tejido óseo de los maxilares, de manera que el tratamiento se pueda realizar con éxito y teniendo seguridad en que el soporte de hueso sobre el que se va a realizar es adecuado.

Para poder evaluar mejor el estado del paciente se realiza un escáner previo. Este escáner no solo es útil para entender si se necesita regeneración ósea: También es muy importante para determinar el tipo de técnica que se emplea y la gravedad de la situación de cada persona. Es un proceso clave a la hora de trabajar con implantes dentales, ya que gran parte del éxito del implante dependerá de cómo se coloque tridimensionalmente.

Las técnicas son diversas pero los principios que se aplican son comunes. Existen procesos que el cuerpo realiza de forma natural y en los que nos podemos apoyar a la hora de realizar una intervención dental de estas características.

Para la regeneración ósea nos interesan principalmente tres procesos: La osteogénesis, la osteoinducción y la osteoconducción.

La osteogénesis es la propia creación de hueso por parte del cuerpo humano, y se puede estimular a través del uso de fragmentos de hueso del propio paciente u osteoblastos de otras fuentes. La osteoinducción es el proceso por el cual se estimula a las células del propio tejido para producir la regeneración local y por último, la osteoconducción es el uso de materiales capaces de guiar a las células del tejido óseo en su regeneración y lograr que se lleve a cabo de manera adecuada.

¿Quién necesita una regeneración ósea?

Como hemos comentado anteriormente, es una técnica que aborda un problema muy concreto: el estado subóptimo de los huesos de los maxilares para recibir un implante. Este estado subóptimo se debe a la reabsorción ósea, y por tanto cualquier persona que haya podido sufrir una disminución significativa de la estructura ósea de la mandíbula o del maxilar requerirá de técnicas de regeneración ósea para poder colocarse un implante.

Uno de los casos más comunes es el de las personas que han sufrido pérdida de dientes y que llevan un en esta condición. La falta de dientes hace que el soporte de los mismos se atrofie siendo el hueso reabsorbido por el propio cuerpo ya que al no haber diente que sujetar ya no tiene que desempeñar esa función

Por otro lado, las enfermedades que afectan a la salud de las encías(gingival y periodontal) del individuo también causan una reabsorción ósea significativa y son problemas a tener en cuenta a la hora de decidir si el paciente necesitará tratamiento para revertir tal situación.

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a la consistencia y el estado del hueso, y puede causar complicaciones a la hora de colocar un implante si no se toman las medidas adecuadas de antemano.

Por último, el tabaco sigue siendo un gran enemigo de la salud dental en muchos casos, y en este no es una excepción: las sustancias químicas del tabaco dificultan la vascularización, y esto hace que los tejidos cicatricen peor y tarde más tiempo en curar tras una intervención de regeneración ósea o de colocación de implantes.

Técnicas de regeneración ósea en implantes dentales

Cuando hablamos de regeneración ósea lo hacemos de manera genérica, pero dentro de la misma existen diversas técnicas cuyo uso puede variar dependiendo de la situación, el paciente y las características del implante dental que necesitamos colocar. Por ello es necesario que el profesional que vaya a realizarnos el tratamiento de implantes esté especializado y conozca los pormenores de dicho procedimiento. El Doctor Emilio Viso, con una dilatada experiencia profesional y formación académica específica del tema, se centrará en la realización de un estudio previo para evaluar tu caso en concreto

Dentro de las principales técnicas que podemos emplear para la regeneración ósea, la primera que contemplamos es el injerto de hueso. Esta técnica consiste sencillamente en implantar fragmentos de hueso para lograr la cantidad y consistencia óptimas de hueso en los maxilares y afianzar el implante posteriormente. El hueso implantado puede proceder de diversas fuentes: ya sea de una zona donante de hueso del mismo paciente, de un donante externo e incluso de animales que, tras un proceso específico, hace que sea biocompatible con el ser humano.

Si el injerto es menor se puede realizar el implante inmediatamente después pero, en caso contrario, se ha de esperar unos meses para que el hueso implantado estimule y ayude a regenerarse al hueso del paciente. En el caso de que el injerto necesite soporte extra durante su integración, se utilizarán membranas u otros materiales biocompatibles para ejercer soporte mecánico.

En segundo lugar en cuanto a técnicas, se coloca un bloque de hueso en la zona que se necesita y se fija con unos tornillos de osteosíntesis. Posteriormente estos tornillos pueden retirarse o dejarse ya que son completamente biocompatibles. De esta forma se consigue suficiente grosor de hueso para colocar el implante posteriormente.

En tercer lugar, en el caso del maxilar, una técnica de regeneración ósea que se realiza con frecuencia es la elevación del suelo del seno maxilar. Esto se hace para que haya suficiente altura para colocar los implantes de una longitud adecuada. Hablaremos de esta técnica en otro post para que la conozcas más a fondo.

Conclusiones

La regeneración ósea es un proceso complejo y que requiere de asesoramiento profesional. En la clínica Dr.Viso encontrarás profesionales como el Dr. Emilio Viso para asegurarse de que tu caso recibe la atención y los procedimientos adecuados.

Si necesitas más información o tienes cualquier duda sobre el procedimiento médico de implantología o regeneración ósea, no dudes en consultar con nuestros expertos en Ciudad Real, para saber que técnicas se adaptan mejor a ti y tus circunstancias personales

PIDE CITA
PIDE CITA