Te contamos cómo cuidar tus dientes para ser mejor deportista

La actividad física intensa puede aumentar el riesgo que existe de padecer ciertos problemas bucodentales, como pueden ser las caries, la erosión dental y los desgastes prematuros. Además, la salud de nuestros dientes puede influir en el rendimiento deportivo tanto directa como indirectamente. Los dolores en los dientes y dificultades para comer, junto con la inflamación de las encías, pueden causar serios problemas en los deportistas. La odontología deportiva se encarga precisamente de evitar esto.

Diferentes estudios han demostrado que a pesar de que los profesionales del deporte pasan por un seguimiento médico exhaustivo, muchos ellos suelen tener problemas bucodentales.

La condición física está relacionada con la salud dental y aproximadamente un 20% de los deportistas profesionales reconoce que las complicaciones bucodentales le han repercutido negativamente en su rendimiento. En el caso de los niños, según un estudio las actividades deportivas son responsables del 13% de los traumatismos orales.

Si eres deportista, esta información puede afectarte directamente. A continuación, te mostramos qué precauciones tomar si eres deportista, cuáles son los problemas tratados con mayor frecuencia en la odontología deportiva y cómo pueden afectar en el rendimiento.

Deporte y salud bucodental

Soy deportista, ¿Debo tener algún tipo de precaución con mis dientes?

Las personas que practican algún deporte de manera profesional o intensa pueden sufrir con mayor frecuencia problemas dentales por distintos factores. Los siguientes son los más frecuentes.

Estrés

Los deportistas de élite suelen estar sometidos a altos niveles de presión y estrés. Esto puede provocar bruxismo y sequedad bucal, lo que lleva a una mayor proliferación de caries, sensibilidad dental, dolor y desgaste del esmalte y la dentina.

Nutrición

Los deportistas suelen consumir muchos carbohidratos, bebidas isotónicas y alimentos ácidos. Estos pueden hacer que aparezcan caries y que se erosionen los dientes. Además, puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad en las encías si no se sigue una rigurosa higiene oral. Las bebidas isotónicas, por ejemplo, son recomendables para hidratarse y recuperar nutrientes y electrolitos, pero no son beneficiosas para la salud dental porque contienen muchos carbohidratos de cadena corta.

Deshidratación

La sequedad bucal y la deshidratación durante la práctica de actividades físicas pueden aumentar el impacto que tienen los carbohidratos y las bebidas ácidas sobre los dientes al reducir la cantidad de saliva. La saliva protege a la cavidad bucal de los microbios, mantiene estable el pH y es un remineralizante del esmalte.

Sin ella, las condiciones de nuestra boca cambian radicalmente y aumenta exponencialmente el riesgo de padecer enfermedades en los dientes y encías.

No respirar por la nariz

Cuando se practica un deporte de manera intensa, resulta imposible respirar por la nariz como se recomienda. En lugar de eso se recurre a la respiración bucal. Respirar por la boca hace que ésta se reseque y la cantidad de saliva disminuya. Esto provoca que el riesgo de que aparezcan caries y otras enfermedades como la gingivitis.

Principales problemas bucodentales en deportistas

Caries y erosión dental

Los deportistas, como ya mencionábamos anteriormente, tienen un riesgo mayor de padecer caries y desgaste dental. Esto se debe a factores como el estrés, la deshidratación, un alto consumo de carbohidratos y alimentos ácidos, y el contacto con químicos en deportes de agua como el waterpolo o la natación.

Lo ideal para combatir este riesgo de padecer caries y erosión es mantener una buena higiene dental supervisada en las revisiones por el profesinal adecuado, someterse a diferentes pruebas con un odontólogo deportivo para detectar lo antes posible e interceptar cualquier problema oral y seguir una dieta equilibrada sin abusar de las bebidas isotónicas.

Traumatismos

Las lesiones dentales representan la mayoría de lesiones orofaciales en el deporte. Cada año, los traumatismos deportivos causan la pérdida de cientos de miles de dientes en todo el mundo. La mayoría de ellos son evitables.

En los deportes en los que los jugadores son obligados a llevar un protector bucal, como el hockey o el boxeo, se dan menos lesiones dentofaciales y son menos graves.

Problemas gingivales

Las infecciones en las encías se dan con frecuencia en los deportistas. En forma tanto de lesiones periodontales como de abscesos, fístulas y pericoronaritis. Estas dolencias están causadas por bacterias que producen endotoxinas, las cuales liberan productos que inflaman otros tejidos del cuerpo a través del sistema circulatorio.

Es decir, un problema en las encías puede causar lesiones distales, desgarros, dolores en las articulaciones y lesiones en los tendones. El sangrado de encías no es algo normal y es un signo de enfermedad. El dentista puede detectar este problema en la consulta y explicarte mejor como solucionarlo y prevenirlo.

Bruxismo

La tensión a la que están sometidos ciertos profesionales puede hacer que aprieten la mandíbula de manera prolongada y acumulativa. Esto provoca, entre otras cosas, dolores de cabeza y cuello, la pérdida de piezas dentales, desgaste y desajustes oclusales.

Las consecuencias del bruxismo tienen solución, afortunadamente, si el deportista se pone en manos de un odontólogo y se somete a un ajuste oclusal o utiliza una férula de descarga.

En algunos deportes como el baloncesto, algunos jugadores usan una férula de descarga que les ayuda a conseguir una mayor estabilidad muscular de mandíbula, cuello y espalda a la hora de tener más precisión en los movimientos para por ejemplo lanzar un triple.

Hay mucha gente que desconoce que una mordida inadecuada desestabiliza la musculatura mandibular y por culpa de esto pueden aparecer lesiones en cervicales, espalda o incluso en la rodilla. En Clínica Dr. Viso somos especialistas en problemas oclusales (de la mordida) y te podemos asesorar al respecto.

¿Cómo afecta a mi rendimiento deportivo una mala salud bucodental?

La salud dental incide en el resto del organismo y en el rendimiento de los deportistas, dificultándoles entrenar y obtener buenos resultados. Algunos problemas que pueden darse son los siguientes. Ante ellos, el deportista debe tener mucho cuidado y evitarlos poniéndose en manos de un odontólogo.

Problemas cardiovasculares

Las infecciones y caries pueden causar debilidad y fiebre, además de llegar al torrente sanguíneo a través de las encías. Una vez las bacterias llegan a la sangre pueden formarse coágulos en las arterias y en consecuencia problemas cardiovasculares. Algunas de las bacterias causantes de la endocarditis provienen de la cavidad oral.

Sobrecargas musculares y daños articulares

El bruxismo provoca una sobrecarga en los músculos elevadores de la mandíbula, lo que puede formar problemas de dolores en la cabeza y en la zona cervical y lumbar, que pueden terminar extendiéndose por toda la cadena muscular y crear problemas articulares.

Problemas estomacales y digestivos

Cuando los dientes no están sanos, las digestiones son peores y el estómago se nota menos ligero. Esto puede afectar notablemente al rendimiento de los profesionales, llegando a impedirles que puedan entrenar si se sufren complicaciones.

Como se puede ver, una mala salud bucodental puede afectar al rendimiento deportivo de manera notable. Además, muchas lesiones dentales traumáticas y problemas bucodentales pueden prevenirse gracias a un buen seguimiento por parte de un odontólogo deportivo. Esto ha sido comprobado en diferentes estudios realizados por expertos sobre niños, jóvenes y adultos que practican actividades deportivas. A día de hoy, la odontología deportiva está sobre todo centrada en su labor de proteger a los profesionales de las lesiones creando protectores bucales eficientes que cubran las mejillas, labios, dientes, y mejillas de posibles traumatismos.

Si quieres saber si tu boca está al 100% para dar el máximo de ti en el deporte o cómo la actividad física que realizas puede tener repercusión en tus dientes, pide cita ya y en Clínica Dr. Viso te ayudaremos.

 

 

PIDE CITA
PIDE CITA