10 consejos para que tus dientes se mantengan sanos estas Navidades

Después de la Navidad y los cambios de rutinas y excesos en la alimentación que trae consigo, muchos son los pacientes, tanto adultos como niños, que acuden a nuestra consulta con problemas dentales y con caries.

En el caso de los más pequeños, más del 50% son producidos en esta época por un excesivo consumo de azúcar y una inadecuada rutina de higiene. En muchas ocasiones, no somos conscientes de lo perjudicial que son ciertos alimentos para los dientes y los tejidos que los rodean. Debemos controlar no solo los tipos de alimentos que ingerimos, sino la frecuencia con que los consumimos.

Estas son las recomendaciones que les hacemos desde nuestra clínica para conservar la dentadura sana y bonita durante estas épocas tan especiales y a la vez tan marcadas de excesos y cambios de hábitos:

cuidar tus dientes estas Navidades

1. Cuidado con el turrón

Resulta difícil no caer en la tentación del afamado turrón del que, «trocito a trocito» llegamos a consumir una gran cantidad. Los turrones blandos o de chocolate deben ser los más evitados por la gran cantidad de azúcar que contienen.

El menos perjudicial es el turrón duro por su bajo porcentaje de azúcar. Igualmente se debe tener cuidado al consumirlo, su consistencia puede partirnos algún diente al morder, así como dañar la ortodoncia, obturaciones o empastes que tengas.

Alternativa: Sustituye el turrón por el chocolate negro (70%) que contiene propiedades antioxidantes y aporta potasio al organismo.

2. Evita otros productos con altas dosis de azúcar

Además de con los turrones hay que llevar cuidado con todos esos dulces que ponemos de sobremesa: polvorones, mazapanes, bombones, chocolatinas, etc.

Las golosinas pegajosas y los dulces blandos traen consigo un aumento en la proliferación de placa bacteriana causante principal de la inflamación de encías y las caries, si llevas aparatos de ortodoncia es aún más importante una correcta higiene para eliminar correctamente los acúmulos de bacterias.  Las chuches duras, por su parte, pueden fracturar los dientes, así como los empastes deteriorados.

Recuerda que las bacterias productoras de caries se nutren especialmente de los alimentos ricos en azúcares.

Alternativa: Elige los dulces suaves y nada pegajosos, bajos en azúcar. 

3. Limita el consumo de bebidas carbonatadas, azucaradas… y energéticas

Cuidado con los refrescos porque tienen un alto contenido en azúcares y los pigmentos de sus colorantes causan cambios en el color del esmalte. Ten precaución también con los productos denominados «light» o «sin azúcar» estos en su mayoría contienen fructosa que también pueden producir caries.

Las bebidas energéticas, por su parte, tienen un alto contenido en ácidos erosivos para la dentadura.

Los expertos de nuestra clínica recomiendan un consumo moderado de todas estas bebidas como medida de precaución para minimizar los riesgos.

4. No te pases con el alcohol

Las bebidas alcohólicas tienen un alto grado de acidez que daña nuestro esmalte e incluso lo tiñe con sus sustancias y pigmentos.

Alternativa: Consume estas bebidas moderadamente y escoge las menos agresivas. Por ejemplo: si te gusta el vino, escoge el tinto ya que afecta menos al esmalte y al cemento de la raíz dental y tómalo a ser posible en las comidas, donde la producción de saliva es mayor y protege nuestros dientes.

5. Atención al marisco

Sin duda alguna, el marisco es el alimento estrella de la Navidad. Pero algunos crustáceos pueden ser muy duros y hay que tomar las precauciones necesarias para mantener la dentadura intacta.

La principal es no partir el marisco con los dientes, para eso están los utensilios especiales que rompen y extraer la carne del interior.

6. Moderar el consumo de zumos ácidos y café

Los zumos de naranja, limón o pomelo, así como las bebidas carbonatadas descalcifican el esmalte y provocan una erosión prematura de la dentadura. Nunca beberlos en exceso para evitarlo.

7. Huye de los cambios bruscos de temperatura

Evita, en la medida de lo posible, los contrastes de temperatura en los alimentos ya que provocan aumento de la sensibilidad y pueden inflamar los vasos sanguíneos del interior de los dientes.

Pasar de comidas muy calientes a bebidas muy frías provoca cambios físicos en los dientes y en los materiales restauradores que tengamos en la boca, este estrés que sufren hace que se acote su ciclo de vida.

Las proteínas, las vitaminas A, C,D y K, o el calcio constituyen un gran refuerzo que los dientes utilizan para combatir dichos cambios, así que nútrelos.

8. No fumar

Muchos usamos la Navidad como excusa para fumar, pero, pese a que los eventos de estas fechas con cenas, reuniones y comidas entre familiares y amigos, nos inviten a hacerlo, el tabaco es un gran enemigo de la salud y de los dientes. Entre otras cosas, provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas, es decir, disminuye la oxigenación de todo tejido, provocando el envejecimiento prematuro de la salud bucodental.

9. Mantén una buena higiene bucal diariamente

Además de controlar el consumo de ciertos alimentos perjudiciales, debes minimizar sus posibles efectos nocivos manteniendo una buena higiene dental. Los dientes se lavan después de cada comida principal (desayuno, comida y cena), preferentemente entre 20 y 30 minutos después de la ingestión de alimentos y bebidas para que en ese tiempo se reduzca el grado de acidez gracias al efecto tamponador de la saliva.
Cuando te cepilles los dientes recuerda:

  • En la boca no solo hay dientes: hay que mantener una correcta higiene de lengua y paladar ya sea con el propio cepillo o con limpiadores linguales.
  • Antes de usar colutorios consúltanos ya que algunos no son recomendados en determinados casos y otros no se pueden emplear de manera continua.
  • Son preferibles los cepillos eléctricos, ya que son más fáciles de utilizar por lo general, eso si, el cabezal debe estar en buenas condiciones, no olvides revisarlo y cambiarlo si lo necesita.

10. Acudir al odontólogo

Si notas algún problema, malestar o dolor en tu boca y dientes no dudes en acudir a nuestra clínica. La visita a tu dentista de confianza es importantísima al menos dos veces al año como medida de prevención, y sobre todo tras estas fechas de excesivo consumo de azúcar y otros elementos que perjudican la salud bucodental.

Con estos consejos que te aportamos desde la Clínica Dr Viso, podrás darles a los dientes muchos más años de vida sin gastar dinero ni esfuerzo. Si te surge cualquier duda o necesitas alguna aclaración, consúltanos. Estamos disponibles para ti, siempre que lo necesites.

¡Felices Fiestas!

PIDE CITA
PIDE CITA