Te contamos las principales consecuencias de perder un diente

Perder un diente es un problema que va mucho más allá de lo estético ya que afecta a nivel funcional y puede conllevar problemas importantes de salud.

En la clínica del Dr Viso preferimos prevenir antes que curar y queremos que estés informado de la repercusión que tiene lo anteriormente dicho.

Queremos que sepas las acciones que puedes llevar a cabo para evitarlo o qué hacer si ya has sufrido la pérdida alguno.

Repercusiones para nuestra salud bucodental por perder un diente

La boca está diseñada para tener 32 dientes, la pérdida de uno o varios de ellos acarrea consecuencias estéticas, pero sobre todo funcionales y afectan directamente a la salud bucodental.

Problemas funcionales por la pérdida de un diente

En primer lugar el espacio que deja la caída del diente repercute directamente en el resto de piezas ya que al masticar hacen más fuerza de la que deberían. Esto conlleva a dolor en la masticación, problemas en la musculatura y las articulaciones.

Al comer, los alimentos y restos se acumulan en el hueco vacío y provocan molestias en las encías, acumulación de placa bacteriana y aparición de caries. La dificultad de mantener una buena higiene en la boca aumenta y puede acabar dando lugar a una enfermedad periodontal.

La morfología de la boca también sufre las consecuencias de la pérdida de la pieza. El desgaste del resto de la dentadura se acelera.

El diente que está por encima del hueco tiende a ir erupcionando  al no encontrar el apoyo natural del otro diente. Las piezas laterales igualmente comienzan a moverse para intentar cerrar el espacio que ha quedado después de la pérdida. 

Problemas estéticos de la pérdida de un diente

El primer impacto cuando perdemos un diente es visual, sobre todo si se trata de una pieza que se ve al hablar o sonreír.

El hueso de la mandíbula que sujeta la raíz del diente pierde fuerza y volumen, esta pérdida a nivel óseo puede generar, con el paso del tiempo, una deformación de los rasgos de la cara.Una de las primeras consecuencias es el hundimiento labial.

Con el paso del tiempo el resto de dientes empiezan a querer cubrir el espacio que falta por lo que empiezan a apiñarse y a perder la posición natural de la dentadura.  

La acumulación de placa bacteriana hace que el resto de la boca se vea más sucia e incluso que lugar a halitosis, un problema de mal aliento que hay que tratar adecuadamente. 

Si ya has perdido un diente, ¿qué puedes hacer?

En el caso de que ya hayas perdido un diente, debes de actuar lo antes posible. A veces se suele esperar un tiempo antes de tomar la decisión, esto lleva a que cuando visitas la clínica el problema puede ser mayor y el tratamiento más largo y costoso.

Lo primero que debes hacer es sustituir el diente perdido y para ello en la clínica del Dr Viso  estudiamos tu caso para optar por la mejor solución, adaptada a ti.

Ni todo los dientes son iguales ni todos los pacientes tampoco lo son. Las opciones son las siguientes:

  1. Puentes fijos. Es una prótesis que se apoya en los dientes sanos y que no se puede quitar, es fijo. Es como si volvieses a tener tu muela pero requiere tallar los dientes vecinos al hueco para su colocación. 
  2. Prótesis dentales removibles.  Suele ser la opción más económica ya que con un solo aparato se pueden reponer varias piezas perdidas, en caso de haber perdido más de una. El problema es que no son tan cómodas como algo fijo que no se quita ni se pone.
  3. Implantes. Es la alternativa más recomendable en la mayoría de los casos. La pieza se coloca directamente en el hueso del maxilar, sustituyendo la raíz natural del diente y la corona. Si no hay hueso suficiente puede requerir de alguna técnica para aumentar el hueso en la zona. Por eso es muy importante no dejar pasar el tiempo ya que el hueso sin diente, se reabsorbe.

Si es tu caso, no importa el tiempo que haya pasado desde la pérdida del diente, nuestro primer consejo es que visites al dentista. Siempre tenemos una solución que se adapta a ti.

Cómo prevenir la perdida de un diente

La mejor forma de prevenir la perdida de los dientes es manteniendo una buena salud bucodental. Cepillarse los dientes regularmente, al menos después de cada comida y con un tiempo de cepillados no inferior a los dos minutos.

Usar seda dental al menos una vez al día, nosotros recomendamos hacerlo en el cepillado de la noche, así quitarás los restos acumulados durante todo el día.

No olvides que en la boca no sólo hay dientes, limpia bien la lengua y las encías. Puedes hacerlo con el cepillo habitual aunque existen cepillos específicos para estas zonas.

Una dieta sana ayuda al fortalecimiento de las encías y de los dientes. Evita el azúcar en todas sus formas, dulces, bebidas, alimentos industriales … El alcohol y el tabaco son enemigos número uno de una sonrisa bonita, no los tomes.

Haz una visita rutinaria al dentista al menos cada seis meses. Una limpieza bucal dos veces al año para eliminar la placa que no se ve y no puedes quitar con el cepillado normal. En la revisión el doctor podrá comprobar que todo está en orden y que el cepillado que haces día a día es efectivo.

Los dientes son mucho más importante de lo que imaginamos y no siempre le prestamos la atención que se merecen. Nunca es tarde para comenzar y re-educarnos en el cuidado de nuestra boca.

Como hemos mencionado al principio, el mejor remedio para evitar perder un diente es una buena prevención. Pide cita en nuestra clínica, te ayudaremos a que lleves una correcta higiene e informarte de cualquier duda respecto a tus dientes y tu sonrisa.

PIDE CITA
PIDE CITA