¿Qué dicen los dentistas acerca de los piercings en la boca?

Los piercing siguen siendo tendencia pero debes saber que, depende de donde te lo hagas, tu salud puede verse comprometida.

Es el caso de los piercings en la boca. A pesar de que la perforación la realice un profesional cualificado, siguiendo las medidas de seguridad y en un establecimiento totalmente higiénico, estos piercings pueden causar lesiones bucodentales.

Según diversos estudios, el 72% de las personas que llevan piercing han sufrido infecciones y alguna complicación posterior a su colocación. Aún así, el uso de piercings ha aumentado, sobre todo en edades comprendidas entre los 16 y los 24 años.

Es muy importante conocer las posibles complicaciones, así como las medidas de salud bucodental que debes de aplicar para prevenir infecciones o enfermedades a corto o largo plazo. Hay que tener en cuenta que estas afecciones pueden aparecer durante la colocación, poco tiempo después o incluso al cabo de algunos meses.

precauciones bucodentales piercing boca

Consecuencias del piercing en tu salud bucodental

Son muchas las complicaciones que pueden aparecer después de la colocación de un piercing en la boca. Te las contamos:

Dolor e inflamación

Entre seis y ocho horas después de la perforación, y en un periodo de hasta cuatro y seis días después, los tejidos alrededor de la zona perforada empiezan a inflamarse, pudiendo prolongarse la inflamación y el dolor más allá de una semana.

Inflamación de las encías

Otra de las causas más comunes es la recesión gingival. Es una de las afecciones que más nos preocupa en nuestra Clínica Dental. La recesiones pueden llegar a tener una profundidad de entre 3 y 5 mm. Esto deriva en una pérdida de inserción que provoque el movimiento o la caída de algunos de los dientes.

Aproximadamente el 50% de las personas con piercing bucales sufren de infección en las encías.

Hemorragias

Las hemorragias son una de las posibles complicaciones que se producen en el momento de la perforación. Sobre todo son frecuentes en piercings en la lengua. Esta tiene la arteria y la vena lingual y sus correspondientes ramificaciones.

Alteración en las papilas gustativas

La lengua tiene tres nervios principales. Uno regula la sensibilidad general, otro la movilidad, y el último regula el gusto que sentimos al comer. La perforación puede alternar el funcionamiento de alguno de ellos.

Este tipo de lesión es frecuente en los piercings dorsolaterales en la lengua.

Fracturación dentaria

El contacto del piercing con el diente provoca fracturas más frecuentes de lo que se piensa. El roce con la joyería provoca la rotura de restauraciones, coronas o fundas.

Cuando se tiene un piercing en la boca es habitual jugar con él, empujando el metal contra los dientes, esto provoca habitualmente huecos dentales y desgaste.

Otras consecuencias importantes

  • Acumulación de sarro y placa dental.
  • Aparición de alergias y úlceras.
  • Dificultad para masticar y salivación excesiva.
  • Mal aliento en el caso de no ejercer una limpieza bucodental profunda o por la acumulación de bacterias en el piercing.
  • Ingestión del piercing de forma accidental. Sobre todo a la hora de practicar deporte.

Consejos de nuestra Clínica Dental Dr.Viso si llevas piercings en la boca

Si aún no lo llevas pero estás pensando en hacerte un piercing en la boca, lo primero que debes de tener en cuenta es el lugar donde vas a perforar. Escoge un profesional cualificado, que lleve a cabo la perforación con un material de calidad y, por supuesto, esterilizado. Que los protocolos de higiene del proceso y del lugar sean los correctos.

Si ya lo llevas, es importante que sigas nuestros consejos para prevenir futuros problemas.

  • Evita el juego con la joyería. Intenta no jugar o forzar el piercing contra la encía o las piezas dentales.
  • Limpiarlo cuidadosamente y prestar atención a posibles signos de inflamación. En caso de notar cualquier complicación acude al especialista.
  • Buena rutina de higiene bucal. Cepillar los dientes después de cada comida, utilizar limpiadores de placa y seda dental. No olvides que la higiene no debe de ser solo en las piezas dentales, también en la lengua, paladar y encías.
  • Visita al dentista. Una visita a tu dentista para que evalúe el estado de tu boca evitará posibles sustos.

En nuestra Clínica te asesoramos y daremos las pautas necesarias para que la colocación de un piercing sea meramente cuestión de estilo y moda, y que no te provoque ningún tipo de complicación.

Confía en nuestros profesionales para aconsejarte.

 

PIDE CITA
PIDE CITA